viernes, 15 de febrero de 2008

VII Sobre el destino


Así pues, todos los hombres se hallan sujetos al destino, pero los que poseen el logos –en los cuales hemos dicho que el intelecto gobierna– no lo están del mismo modo que los demás: liberados del mal, no sufren su destino como malos.


¿Qué es lo que quieres decir aún, padre?


¿no es malo el adúltero?


¿no lo es el homicida, y así todos los demás?


El hombre en posesión del conocimiento, hijo mío, no padecerá por cometer adulterio sino como si lo hubiese cometido; no por haber matado, aunque como si lo hubiese hecho. Pues si bien es cierto que no es posible escapar de las condiciones del cambio ni del nacimiento, el que posee el intelecto puede escapar del mal.

2 comentarios:

Sahaquiel dijo...

Felicitaciones por tu blog. Llegué aquí desde la ventana de Núria...
Siempre es grato y necesario recordar las palabras del Tres Veces Grande.
Un abrazo.

Azur dijo...

Gracias por tu visita y tu comentario.
Este es un blog en construcción y por el momento no le puede dedicar mucho tiempo a los comentarios. Sin embargo te diré que te conozco del blog de Núria, donde espero seguir encontrándote.
Un beso